Diversión garantizada

 

En este mundillo, como en todos, hay temas recurrentes.  Chascarrillos, frases, memes, discusiones  que verás una y otra vez en los foros, podcast, en comentarios de las webs especializadas… Uno de esos temas que vuelven de vez en cuando, gracias a los ciclos generacionales que viven las consolas y a las revisiones de modelos que últimamente están tan de moda, es el de la garantía. Y es que es habitual que cuando un nuevo producto sale al mercado, al poco tiempo veamos reportes de los fallos que esa nueva máquina trae consigo. Que si se calienta demasiado y quema la carcasa, o que expulsa los discos sin razón, que se ralla con el uso normal…   Por ejemplo, solo por visitar esos foros sabrás que el SAT de Microsoft es muy bueno, aunque no hayas tenido que usar sus servicios nunca.  Y si sigues leyendo, no tardará en aparecer quien diga que el peor servicio es el de Sony, porque pasan de todo.

Tengo la suerte de no haber necesitado enviar nada a ninguno de esos SAT así que aquí no hablaré acerca de qué servicio técnico es mejor  (porque esto también se usa como arma arrojadiza entre los fanboys, cómo no), si no que me centraré en algo tan sencillo a priori, pero tan confuso en la práctica, como es el tema de las garantías. Es algo que quería hacer desde hace un tiempo, porque veía cierta confusión, pero de un tiempo hasta parte se ha convertido casi en una urgencia sobre todo por la aparición de un argumento que me dejaba bastante loco: un forero random que suelta “Sony cataloga la play como ‘juguete’ y por eso solo tiene un año de garantía”. Esto, por decirlo suavemente, es una soberana memez. Si eso fuera posible, los fabricantes de coches calificarían de motocicletas a sus vehículos para que pagaras menos impuesto de cirulación, y eso no ocurre, por poner un ejemplo tan absurdo como la frase. El caso es que lo he visto varias veces, en varios sitios, por parte de personas diferentes. La discusión podía seguir, llevarte a otros puntos, continuar, y volver a empezar, pero siempre me quedaba pillado en esa frase: “Sony cataloga la Play como un juguete”. ¿De dónde había salido eso? Todo tiene un origen, y cuando pedía un link a una fuente o información a la que dirigirme nunca obtenía respuesta. Nunca supe de dónde salía ese argumento tan flojo. Hasta que di con el origen casi sin querer.

El caso es que aprovechando una de esas ofertas de “cambiazo”, hace un tiempo me hice con una PS4 Pro y en el momento de estar metiéndola en la bolsa, la dependienta me soltó un “bueno, te explico lo de la garantía…”. Y en ese momento se hizo la luz. Me explicó eso que ya he dicho sobre Sony, plays y juguetes, que “solo tiene un año de garantía” (excepto el lector de bluray o algo así, porque del cortocircuito mental que estaba sufriendo a esas alturas yo ya no  escuchaba correctamente) y que en cualquier caso, si le ocurría algo a la consola, “me tenía que poner en contacto con Sony” (en negrita porque es importante, luego volvemos a ello).

Pues ya está, ya sabía de dónde salía el bulo. Porque a veces nos ocurre que nos dicen algo y no nos lo planteamos, lo damos por bueno sin más. Y esto, que es erróneo desde el primer momento, alguien lo hace suyo y lo suelta en la siguiente discusión que se eche a la cara en internet, extendiendo el equívoco.

Ignoro los motivos de porqué esta cadena especializada en la venta de videojuegos  (y que desde hace un tiempo también te vende desde  muñequitos hasta cómics, pasando por sillas para “gamers” etc.) decide mentir a la hora de vender sus cosas. Puedo imaginarlos, pero no puedo confirmarlos, así que mejor me los guardo para mí (quizás pueda actualizar este artículo en un futuro cercano si me responden a mis correos solicitando esa información. Edito: eso no ha ocurrido), pero el caso es que esa información es rotundamente falsa, y se comunica de forma totalmente consciente. Tan consciente como el resto de la retahíla que, imagino,  obligan o “sugieren” que los dependientes repitan sí o sí: “¿quieres reservar un juego?¿deseas un seguro para proteger el juego que estás comprando?” Si a estas alturas no sabes de qué cadena estoy hablando, yo ya. Qué coño, me refiero a la cadena de tiendas Game.

SI SOLO HAS DE LEER UNOS PÁRRAFOS, QUE SEAN ESTOS

No quiero complicar mucho las cosas, porque en realidad es bien simple, así que paso a listar varios conceptos que hay que tener muy claro en cuanto a la garantía de las consolas,  periféricos (refiriéndome en todo momento a productos nuevos)… Son las siguientes:

La consola que acabas de adquirir tiene 2 años de garantía a partir de la fecha de la factura o ticket de compra (simplificada, pero es una factura igualmente). Da igual que se llame PS4, Xbox One, Nintendo  Switch, o cualquier otra. Esto ocurre con todo lo que compres en territorio nacional. Por cierto que por ley, y esto es importante, quien ha de responder por la garantía es el comercio donde compraste el producto. Tan simple como esto. Por eso señalaba antes esa frase de “te has de poner en contacto con Sony”. Eso, directamente, es mentira. La primera de muchas. La ley dice que tú como consumidor, donde has de acudir para resolver cualquier tema de garantía es a la tienda donde la compraste (eso dice la ley española, si lo compras en Ali Exprés tendrás que consultar la ley que corresponda al país donde estás comprando, lógicamente). Solo en casos extremos, como por ejemplo que esa tienda ya no exista, deberás acudir al fabricante.

Durante esos 2 años, podemos diferenciar los siguientes períodos en los que la garantía funciona de diferente forma:

Primeros 6 meses: Si se te presenta un fallo en el funcionamiento, o un fallo estético que no debería estar ahí y que no ha sido debido a un mal uso (tirar la consola por la ventana jugando al Dark Souls, por ejemplo), se entiende que ese defecto o problema viene de fábrica y se te ha de substituir o reparar el producto de forma totalmente gratuita. La tienda enviará la consola al fabricante y este será el encargado de probar que realmente el error viene de fábrica de formas gratuita. No deberás pagar ningún tipo de coste, ni por concepto de transporte, de mano de obra, de cambio de piezas… Nada de nada.

Desde los 6 meses a los 2 años: Prácticamente igual que el punto anterior, con la diferencia que esta vez eres tú quien ha de probar que el fallo no es debido a un mal uso, por lo que generalmente se ha de realizar algún tipo de informe pericial. Muchas veces este se ha de hacer en un SAT oficial de manera que no pongan pegas en el fabricante, o lo realizan ellos mismos cuando reciben el producto (de ahí que generalmente se pague un cantidad aunque, efectivamente, el problema venga de fábrica. No se trata del cambio de pieza, es este informe el que pagas).

Y en general, ya está. Así de simple, así de fácil. Al menos de una manera muy somera, esto sería todo. Se pueden añadir puntos, ya que todo lo que hemos comentado hace referencia a la ley de garantía legal, y por otro lado existe la garantía comercial, que es opcional y siempre se añade a la anterior y la mejora , nunca va en detrimento. Por ejemplo, cuando te notifican el cambio directo del producto si el fallo ocurre en los primeros 15 días, o la de esa gran cadena de comercios que en su publicidad indica que te devuelven el dinero: por ley no tienen por qué hacerlo, pero por cuestión de imagen y reputación así lo hacen. Leñe, hablo de El Corte Inglés. También quedaría en el aire acerca de cuándo debería ser una reparación y cuándo una sustitución del producto, pero eso ya sería complicarlo un poquitín para la intención de este artículo.

Y por supuesto que no voy a dedicar mucho tiempo en este artículo en comentar eso otro que dicen acerca de que Sony “cataloga sus consolas como juguete” (bastante hago con poner esa chorrada de frase por tercera vez) y por eso da solo 1 año de garantía. Eso, además de que no hay por dónde cogerlo, no lo encontraréis por ningún sitio, así que pasando del tema. Y para el que me enlace la una foto de las hojitas que vienen con el producto, recordaros que eso es la garantía comercial y que siempre es un añadido a la garantía legal la cual indica los 2 años y es la que prevalece en todo lo que hemos estado comentando aquí.

Por último deciros que si tenéis cualquier duda y queréis profundizar más, o resulta que esa cadena de tiendas se empeña en no atender vuestro problema como debería, os dirijáis a la Oficina Municipal de Información  al Consumidor de vuestro ayuntamiento y allí estarán encantados de atenderos y responder a vuestras dudas y tramitar la queja que seguro habréis puesto a esa franquicia de tiendas. Sí, las tiendas Game.

Un poco de todo y un mucho de nada. Un jugador medio, un medianía. Me encanta usar paréntesis (pero sin abusar (demasiado)). Podría ser cualquiera tras esta máscara. Incluso podría ser tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *