Las gafas de la nostalgia

Si algo está destacando y no siempre para bien esta generación es el rejuvenecimiento que está dando una segunda vida a franquicias con menor presencia o a las cuales e paso del tiempo ha creado más daños de los que realmente son visibles. Pero al igual que el paso del tiempo avanza, el jugador, también.

El individuo que escribe estas líneas tiene ya una historia a nivel lúdico y se puede decir que he sido bendecido al poder vivir buena parte de las etapas importantes y determinantes de la industria. La introducción de una moneda de 25 pesetas en una recreativa como Bubble Bobble o las maratonianas cargas de una cinta en un Amstrad, por porner sólo un par de ejemplos que en mi memoria se han grabado a pulso. El sonido de las teclas al introducir el comando , el ambiente a limpio del salón recreativo con las risas de otros niños buscando dónde gastar los ahorros de sus padres, la impaciencia hasta que puedes jugar y lo rápido que termina por tu falta de habilidad. Son emociones que las nuevas generaciones no pueden vivir ya.

Las llaves al Paraiso, a veces demasiado efímero, de la diversión

Pero al igual que el paso del tiempo nos ha dado recuerdos maravillosos, también nos ha creado un problema que no todos saben solucionar y no es otro que la nostalgia. Y más concretamente, el cómo manipula nuestros recuerdos. Emociones y vivencias. Sin darnos cuenta, la nostalgia borra determinados detalles como controles tediosos, lo frustrante de la carga de la cinta si fallaba el proceso, el como gastabas el dinero y fallaba la máquina, o el peor de todos, el crearnos unas gafas ficticias las cuales, nos hacen ver peor los productos actuales, a niveles inferiores a lo que realmente son al comparar.

“En mis tiempos todo era mejor”, frase célebre que adultos nos han dicho en algún momento de nuestra vida y que tanto mi generación como otras jugonas anteriores ya empieza a decir. Y es algo que con el paso del tiempo, no nos damos cuenta del cambio y del hábito al repetir la frase “maldita”. Si bien el madurar, el crecer y el avanzar es inevitable, de nosotros depende de hasta qué punto graduar o no esas gafas y continuar disfrutando de juegos sin entrar en la memoria del disfrute e impedir que la sombra del pasado apague las luces e ilusiones del presente.

Por no mencionar otro gran problema actual, y es el como las empresas tanto de hardware como de software, están utilizando y usando ese factor nostalgia para sacarnos los ahorros. Y es que no siempre, es para productos que no están a la altura, ni del legado, ni de la exigencia actual. Recientemente Nintendo lanzó al mercado una nueva versión de su clásica Nintendo “NES” y aunque ha sido todo un éxito de ventas para el corto espacio de tiempo que ha estado en el mercado ha logrado unas ventas bastante importantes. Pero no deja de ser un producto que ha ido justo al corazón de los nostálgicos. Una pequeña selección de juegos sin posibilidad de actualizar donde volver a ver esos 8 bits en todo su esplendor.

¿Quien no ha sentido emoción al ver máquinas nuevas y no saber en cual dejarse los ahorros?

Se puede decir que este ha sido el lado positivo de la nostalgia. Por qué por desgracia, ahora mismo , otras empresas y desarrolladores han intentado atacar ese punto débil y, por desgracia, con juegos de calidad ínfima o con fallos injustificables.. Mighty nº9 es un claro ejemplo del mal hacer, de cómo un proyecto prometedor, pasa a ser un desastre quedando peor que el “legado” del cual quiere vivir como era Megamán. Incluso otro juego prometedor como era Double Dragón 4, en su intento de seguir las mecánicas y estética de los originales, cae en detalles técnicos e ideas que han dado como resultado un juego bastante malo, algo que no se comprende siendo las de Ark System Works las cabezas detrás de tal desastre.

Turbo Prix. La de monedas que se ha tragado

Somos débiles al recuerdo y embellecemos lo ya vivido de tal manera que eso nos hace débiles en el presente.

 

Como dijo Murtaugh, soy demasiado viejo para estas cosas. Mañana lo dejo. :V

5 comentarios en “Las gafas de la nostalgia

  1. “el ambiente a limpio del salón recreativo”? Los mios olian a tabaco y estaban llenos de makis, habia q gastarse las 100pts antes de q te las quitaran para tabaco… en el mejor de los casos…

  2. Pues que me ha encantado. Y como leí hace poco por ahí (no recuerdo dónde): “no somos nostálgicos, más que nada porque ya no hay nostalgia como la de antes”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *